sábado, 6 de abril de 2013

Diario de tratamiento del Dr. Wilson. Paciente: Alice Liddell

4 de Noviembre de 1864 
 
El director me ha confirmado que se me va a dar la oportunidad de tratar a una paciente muy problemática y difícil ¡menudo honor! Se llama Alice, y su diagnostico no es nada prometedor. Tras haber leido su historial, me sorprende que haya sobrevivido hasta ahora. Hace casi un año que esta en coma.


¿La habría admitido si hubiera sabido entonces lo que se ahora? - 3/10/73

  
11 de Noviembre de 1864

Alice , muda en una camilla y con la cabeza vendada de una forma curiosa, se aferra a la vida de una manera precaria. Desde el incendio, sus heridas se han curado de modo notable, pero languidece en un trance profundo que se parece a la demencia. Es como si el fuego hubiera consumido todos sus sentidos. Sorda, muda y ciega a todo estimulo, hace buena pareja con la melancolía de este hospital.
En un momento de locura, un felino sarnoso saltó sobre Alice cuando la llevaban hacia adentro. Los camilleros, asustados, dejaron caer a la pobre niña. Lo mas curioso es que el gato se posó encima de Alice como si estuviera reclamando su territorio, o como si estuviera defendiendo de otros depredadores hambrientos su trofeo. La criatura no se movio hasta que un camillero lo amenazo con un palo. Hasta el gato se agazapo debajo de los arbutos y fijo los ojos sobre Alice, como si tuviera un interés especial por lo que haciamos.



Con el tiempo , he aprendido que es bueno prestar atención a los gatos. - 21/10/73

14 de noviembre de 1864

Su única posesión es un juguete, un conejo de peluche ennegrecido cuyo unico ojo cuelga de un hilo. Es el juguete de su infancia, su unico lazo con su vida antes del incendio, y ahora es el unico centinela de la creciente demencia de Alice.



El conejo podria ser un valioso instrumento para la terapia de choque; deberia haberme dado cuenta antes. - 21/10/73

8 de diciembre de 1864

Cuando le acerco una llama a los ojos, su mirada no refleja ni la mas mínima respuesta. Golpeo los bloques en su oreja; nada. No registra nada en lo absoluto. Según el rumor, no siente nada, ni dolor, ni miedo u otros tormentos, pero este rumor no es ni creible ni amable. De todos modos, ella se encuentra muy, muy lejos. 



10 de diciembre de 1864

Aunque parece débil, debe de ser de constitución fuerte, porque sino no habria sobrevivido tanto tiempo. Sigue teniendo fiebre; a veces, su respiracion se vuelve agitada. Unas quemaduras de ese calibre causan malestar incluso despues de mas de un año de tratamiento. Sin embargo, dada la manera en la que permanece tumbada, con tan poca vida como una momia, pareceria que no esta sufriendo. Sin embargo, me atreveria a decir que logre sacarla de su ensueño, aunque su respuesta sea involuntaria.

Mañana empezaré un tratamiento continuo de vendas frias y de sangrado, Tal vez la hemorragia alivie algo su demencia. También tengo un nuevo aparato de shock que me gustaria probar. Tengo curiosidad por ver como reacciona a este tratamiento.

 

6 de enero de 1865

Otra paciente, a la que estaba tratando con la misma pocion que iba a aplicarle a Alice, ha muerto durante la noche. Su muerte me ha dejado perplejo, ya que estaba bastante seguro de que iba mejorando con cada ampolla. Tal vez la mezcla mas potente resultara demasiado para su enfermedad crónica de pulmón. Sera necesaria mas experimentación antes de darle a Alice este suero.

Tal vez algo menos de laudano y un poco mas de alcanfor la habrian salvado - 13/12/73

23 de febrero de 1865

A traves de las ventanas del laboratorio, puedo vislumbrar la seccion del jardin. La enfermera D- lleva un grupo de niños a la sala de ventilación y oigo como se arrastran un montón de pies.
Me pregunto: ¿Saldrá Alice al jardín con los otros niños?
¿Recuperara Alice su juicio, o continuara encerrada tras estas gruesas paredes grises el resto de su vida? Dado su progreso parece inútil esperar que se cure


Nunca hubiera imaginado que su mente acabaría retozando en bosques y jardines inimaginables. - 27/1/74

23 de marzo de 1865

Parece que nada molesta a esta niña, ya sean esposas, grilletes o camisas de fuerza. He intentado tenerla incomunicada, pero tambien he dejado que vislumbrara la libertad, dejándola sola durante horas en el jardin. Sin embargo nada la hace reaccionar.
Todavía me quedan por probar unos cuantos métodos, alguno de los cuales no he usado desde hace tiempo, pero empiezo a pensar que nada conseguira provocar un cambio en ella



1 de abril de 1865


En este peculiar dia (el Dia de los Tontos), siempre me paro a pensar (justo a las doce de la mañana, segun mi relos de bolsillo) en lo absurdo de tal fecha. ¿No es irónico que aquí celebremos una fiesta dedicada a los tontos?

La niña se ha encerrado completamente. Si fuera posible , diria que Alice se ha replegado aun mas en lo que los psiquiatras europeos llaman su " psique" , Seguire probando métodos distintos, pero a no ser que tenga una mejora marcada , no hay ninguna esperanza. Documentare su progreso... si es que hay alguno progreso.


  7 de septiembre de 1873

Tras cuatro años de profundo sueño, ha decidido comunicarse con nosotros a través de un dibujo, un dibujo de algo parecido a un gato. Sin embargo, no se parece en nada a ningún gato. 

Ni un dibujo tan extraño podría anunciar las fantasías que estan por venir - 29/3/74




10 de septiembre de 1873

Cuando Alice dormía , tras la sedación del mediodía , se le ocurrió a la enfermera D- reemplazar el ojo que le faltaba al conejo. Incluso tras tantos años de vivir entre una poblacion enferma, todavía me sorprendo cuando algo que parece tan trivial causa una reacción tan extraordinaria.
Alice se despertó de su siesta y empezó a llorar histericamente.
"Dime niña, ¿que te ocurre?"
pregunto la enfermera D-.
"¿Que sucede, cariño?"
En un instante de semiconsciencia, Alice recito una especie de poema.

De nuevo, nos apresuramos hacia un hoyo. 
Vamos hacia un jardín antaño glorioso, hoy sumido en decadencia.

Siguió llorando , y solo cuando la enfermera D- arranco el nuevo ojo del conejo, Alice volvió a su estado natural.

 Dado su comportamiento, tal vez fuera un error remover las aguas y despertarla - 29/3/74
No se si celebrar esa respuesta - cualquier respuesta - o alarmarme ante la intensidad de su estallido emocional. Por lo menos hemos descubierto una cosa : puede hablar.



11 de septiembre de 1873

Alice dibuja cuando le apetece. Esta mañana, he sido acogido con otra de las fantasmagorias artisticas de Alice. ¿Que está representando? Solo se me ocurre que sea una representación de su pesadilla del Infierno.




15 de octubre de 1873

Alice no respondió; y a los camilleros no les gusto ni un pelo mi reprimenda. ¡es tan difícil encontrar buenos ayudantes!


18 de octubre de 1873

El director nos ha hecho una visita. Todavia tengo el olor de su perfume en la nariz. No suele venir a menudo, pero cuando lo hace, viene sin avisar y se queda largo rato. Normalmente, anda por la enfermería pretendiendo estar interesado en este o aquel caso. Esta vez, pidió permiso para ver a Alice y dijo que le trajeran las sanguijuelas. Cuando Alice se negó a reaccionar, el directos bostezo con un aburrimiento infinito.

Le enseñe alguna de las ultimas creaciones de Alice, que llamaron su atención como si alguien le hubiera pinchado esa mano regordeta con un atizador incandescente.

Estaba muy agitado cuando se fue - 7/4/74

24 de octubre de 1873
 
La enfermera D- ha estado escuchando detrás de la puerta; parece que Alice ha estado farfullando inarticuladamente. Aunque nadie puede entenderla, es muy probable que esté hablando con el conejo tuerto.



26 de octubre de 1873

Su caso no es excepcional... al menos cuando se compara con el de innumerables pacientes que vienen entre estas paredes. No estoy minimizando su tragedia, la innegable presión bastaría para que cualquier persona se volviera loca. Imagine el horror que seria escuchar los gritos lastimeros de toda su familia, atrapada en su habitación mientras estas se queman, y no poder ayudarles.
Alice escucho aquellos gritos sin lugar a dudas, supongo que lleva escuchándolos diez años.
Volviendo hacia atras, rectifico a lo dicho; su caso ES el mas sorprendente. - 7/4/74

3 de noviembre de 1873

Oigo el tictac del reloj, son mas de las doce de la noche, y de repente me doy cuenta de que también hay otros sonidos. En la oscuridad de la noche, las mentes mas trastornadas viven en el manicomio. Alice no se mueve, asi que escucho los chillidos que hielan la sangre, los inquietantes ruidos metálicos de los grilletes, a locos gimiendo, los murmullos insufribles y los refunfuños de los dementes.
Tras las convulsiones iniciales, el cuerpo de Alice vuelve a estar inerte. Si no fuera por sus murmullos esporádicos mientras duerme, sujetaría el espejo cerca de su boca. Es imposible entender lo que dice. Suena algo así como "demasiado triste" o "lo atravesaste" o "frentraste"; algo sin sentido. ¿Se refiere a una persona, o a un lugar, o son trucos de este desvario delirante? Le grito al oído sus propios murmullos y le pincho el hombro con una aguja; respira de modo entrecortado, pero sus palabras no se vuelven mas claras.
Frentraste... ¿Pero como construye estas fantasias? - 11/4/74
La pocionviaja por su sangre. Sentado en esta habitacion me acuerdo del ultimo tratamiento que tubo lugar aqui. El almohadillado estropeado me recuerda al paciente que creia que las ratas le hablaban. Decía que las ratas vivían en el almohadillado. De hecho, creia que los espiritus de sus antepasados le hablaban a traves de las ratas. Tras la trepanacion, dejo de tener esas ideas delirates y se le llevo al Dormitorio.
Alice sigue callada



21 de noviembre de 1873

De nuevo, los camilleros estaban haciendo de las suyas. Cansados de abrirle la boca a Alice, comenzaron a "darle de comer" a su conejo; dándole cucharadas de copos de avena al muñeco de peluche.

Se han confirmado mis sospechas. Estos zafios camilleros son sobrinos del director. - 13/4/74
Mientras estaban ocupados en dar de comer al peluche, los camilleros aprendieron una lección esencial sobre las reglas de un manicomio; nunca dar la espalda a un paciente...
indistintamente de lo dócil que parezca.
Según me han dicho, Alice salió de su coma y atacó a uno de los gemelos con una cuchara. Incluso en su estado, fue capaz de hacerle un buen corte. Sujetaba la cucharacomo si fuera un cuchillo de carnicero, que hendía en la mejilla del camillero. En medio del ataque, paró y volvió la cuchara hacia ella, apuntando hacia su muñeca; estaba intentando cortarse las venas. He cosido las heridas de Alice y me ocupe del camillero. A ella no deberían quedarle cicatrices permanentes; pero es demasiado pronto para poder decir lo mismo del camillero.
Ha vuelto a su estado de letargo, nada de lo que hago o digo hace que reviva la vivacidad de esta mañana.

Un arrebato de este tipo no deberia sorprenderme - 13/4/74
Ha vuelto a su estado de letargo. Nada de lo que hago o digo consigue hacerle revivir la vivacidad de esta mañana


7 de diciembre de 1873

Ha sucedido un pequeño cambio. Ahora tiene la boca relajada y podemos alimentarla sin tener que forzarla. A la hora de darle su medicina, parece que abre la boca un poco, como si estuviera dándole la bienvenida.
No se ha curado, pero cualquier cambio supone un progreso.


8 de diciembre de 1873

Un gato sarnoso estaba chupándole la mejilla a Alice. El gato bufó cuando entre y saltó por la repisa de la ventana (debe de estar en los huesos para haber podido colarse por la rejilla). Casi pude percibir una sonrisa en la roñosa cara del gato. Es curioso que, a veces, los rostros de los animales parezcan casi humanos. Hay un montón de gatos salvajes en la propiedad; no me extrañaría que superen en numero a los pacientes.

Me recuerda al gato que salto sobre Alice cuando la traían, aunque mas escuálido. - 26/4/74

13 de diciembre de 1873

El aire libre ha decidido despertar su imaginación, ya que al volver hizo un boceto interesante. Demuestra de nuevo, que es capaz de hacer algo mas que mirar la pintura amarillenta del techo
A veces, el talento se esconde en su locura - 26/4/74

15 de diciembre de 1873

Hacia tres días que le había quitado su conejo. Ahora oímos sus gritos cada vez más fuertes a través de la puerta que permanece cerrada.


 

25 de diciembre de 1873

Ha vuelto al estado de trance, si bien con una notable exepcion: abre la boca del todo cada vez que alguien entra en la habitación. Ya sea medicina o comida, obviamente quiere mas.
Aunque sigo sin tentender que quiere decir al repetir "comeme" y "bebeme". - 23/7/73


17 de abril de 1874

Han pasado meses y nada.
La enfermera D-, que se ha cansado de mis tratamientos, insiste en probar su propio "remedio". Ha cosido el conejo y se lo ha puesto a Alice en la cama.
 

 
18 de abril de 1874

¡Interesante acontecimiento! Alice le ha devuelto el regala a la enfermera D-, le ha hecho un dibujo de un conejo, aunque es bien distinto a su muñeco.

¿Y mi reloj? - 10/5/74

 1 de junio de 1874

De repente y como si se tratase de un rayo en un cielo totalmente azul, Alice maha saludado con una extraña sonrisa.
Y, sorpresa tras sorpresa, después empezó a hablar conmigo libremente como si hubiéramos estado hablando de esta manera desde hace años. Voy a incluir algunos de sus comentarios para que sirvan como prueba, aunque no sea yo el que tiene que presentar pruebas en este inmundo juzgado.
"Ten cuidado con la salvia venenosa del Tiburón... Tira los Dados del Demonio sabiamente o el juego se vuelve contra ti... Observa que el cien-pies tiene una barriga suave... Me gusta el sabor de los champiñones, pero no el de los que te devuelven el mordisco."
Desgraciadamente, no puedo considerar un desahogo maníaco como una mejoría de su estado.


2 de junio de 1874

Es un mundo de puro terror caótico y absoluto derramamiento de sangre, pero es el mundo en el que vive. Sus delirios son tan serios, tan fantasticos y absurdos que, a veces, me cuesta escucharla.
Habla de un reino de pesadillas en el que todo se retuerce para destruirla. Hormigas gigantes portadoras de bayonetas, flores que se parecen a la piel. Peces carnívoros y abominaciones que escupen fuego. La gama de criaturas demoníacas que viven en su mundo es increíble. En su mayoría son más perturbadoras que cualquier triptico que jamás pintara el Bosco.
Es como si hubiera estado esperando que el agua saliera de un grifo, pero, ahora que el agua ha empezado a manar no puedo contener el flujo, ni descubrir su fuente envenenada.


7 de junio de 1874

Cada vez confía mas en mí. Habla sin parar. Creo que la dosis de la medicina es la correcta. A veces mi presencia le da miedo y que la desprecia, pero habla como si no pudiera parar. 



8 de junio de 1874
 
Ha pasado la tarde contándome que había sido sitiada entre piezas de ajedrez de tamaño gigante. Había sido capturada por un peon ciclope y parece que cuando se deshizo del monstruo de un sólo ojo la persiguieron sin compasión un par de torres renegadas a traves del tablero vivo.
Como de costumbre, su descripción ha sido muy intensa, se trata de una historia mucho mas convincente que cualquier crónica de Froissart.


11 de junio de 1874

Me he adormecido durante unos minutos y cuando me he despertado Alice estaba tirando del bolsillo de mi reloj. En el futuro tal vez tenga que usar grilletes, por lo menos hasta que se comporte. Le voy a quitar los lapices
a ver si este castigo provoca alguna respuesta.

 

12 de junio de 1874

Debería haber previsto que sin los lapices, se dedica a la poesía.

" Sarnoso hasta la medula, me conduce por la refriega.
Lanzando una caja sorpresa, limpia nuestro camino de abominaciones " .
Le pedí que describiera a "la caja sorpresa". Es una niña lista y astuta, me pidió que le devolviera sus lapices.


15 de junio de 1874

Sus conversaciones contienen destellos de lucidez. Sin embargo, algunas palabras poderosas hacen que vuelva sumergirse en su mundo de fantasía. Ademas de una palabra como " fuego" hace, por razones obvias, que caiga en un abismo de tristeza.


 

17 de junio de 1874

Alice ha tirado la tetera al otro lado de la habitación.
"¿Cuantas veces tengo que decirte que sólo tomo el té con amigos?"
 


18 de junio de 1874

A veces puede ser muy educada, y otras asquerosamente vil. A modo de experimento, he decidido suspenderle la medicación. excepto una fuerte dosis de láudano cuando se encuentra con uno de sus peores estados de mal genio.


25 de junio de 1874

Tal vez mas tratamientos de agua salada limpien sus caóticos pensamientos.
Ha estado hablando pestes , y en particular contra alguien a quien llama Reina Roja.



19 de julio de 1874

En una de sus sacudidas mas alarmantes desde hace tiempo , Alice ha atacado a una de las enfermeras que la estaba bañando. La llamo "Duquesa " .


22 de julio de 1874

Extracto de una conversación reciente :
"¿Que has estado haciendo, Alice?"
"He estado en la fiesta del té, por supuesto."
"¿Ha sido una fiesta esplendida?"
"De lo mas esplendido, estimado doctor. No tengo miedo de nada y dentro de poco llegaré a la Torre."


25 de julio de 1874


Hay noches en las que duerme fatal y a la noche siguiente duerme como un bebe. ha pasado a ser totalmente imprevisible



27 de julio de 1874

Alice ha compuesto otro verso para su desconcertante rima :
 
Me reprochan el incendio como si fuera mi culpa.
Los quito de mi concienca con la elocuencia de mi acero.


28 de julio de 1874

Ha hablado con todo detalle de un lugar llamado Bosque Fungifero. Es un lugar lleno de champiñones del tamaño de arboles grandes, hongos y follaje que agarran a quienes lo pisan, así como cavernas arrasadas y habitadas por criaturas terribles que me han sido descritas.


10 de agosto de 1874

Me cuesta enlazar a nuestra increíblemente pasiva Alice con la persona agresivamente autoritaria y poderosa que describe en sus sueños. Sus aventuras con el cuchillo conjuran imágenes del garbo de un mosquetero aventurero, sus valientes acciones, las de un héroe desinteresado. Estos no son delirios de grandeza, no es una locura cualquiera ¿pero entonces, que es? .


12 de agosto de 1874

"¡Que le corten la cabeza!"
Han sido sus únicas palabras. No me ha explicado que querían decir, aunque en su cara se le notaba el enojo normalmente asociado a sus fabulas de la Reina de Corazones.


13 de agosto de 1874

He hecho todo lo que se me ocurre, tratamientos, remedios, disciplinas y placeres, pero nada cambia las cosas , Alice habla de lo que quiere cuando quiere.
Sin embargo me sumerjo en sus fantásticas historias del País de las Maravillas. Espero el día en el que venza a la Reina Roja y sus huestes ; el día en el que el País de las Maravillas vuelva a ser tal. Tal vez de este modo, Alice se curará, recuperará su equilibrio y se irá de aquí por voluntad propia.

A veces, parece que este día está muy cerca, pero otras veces tengo la certeza de que nunca ocurrirá y de que pasará el resto de sus días encerrada entre las marrones paredes de Rutledge...
conmigo.


24 de agosto de 1874

Si lo que te gustaría es destruir mi genial invento.
Aguantaré tu mejor disparo; tengo el juguete adecuado

1 comentario: